¿Cada cuánto ir al Optómetra?

Un examen de la vista puede decir mucho sobre la salud general. Por eso es importante hacer  revisiones periódicas de la vista, incluso si no se usan gafas o lentes de contacto. 

¿Por qué los exámenes de la vista son importantes?

El ojo proporciona a los médicos una visión clara de los vasos sanguíneos, por lo que un examen de la vista puede decir mucho sobre su salud general. Los ojos son asombrosos porque ofrecen una vista única del cuerpo humano, por ello, un examen completo puede detectar problemas graves como diabetes, lupus, presión sanguínea alta, colesterol alto y enfermedades de los ojos como glaucoma y degeneración macular. Por lo tanto, con los exámenes oculares regulares, se pueden detectar estos problemas antes y evitar complicaciones graves.

Si no se tiene ningún síntoma o problema de visión, los médicos recomiendan hacerse exámenes oculares regulares según la edad, es decir: a partir de los 20 y hasta los 35 años, ver el optometrista, cada cinco años, luego de los cuarenta, cada 4 años, después de los sesenta cada tres años, y después de los 65 años cada dos años. 

La gente debería  revisarse los ojos más a menudo si usa gafas o lentes de contacto, tiene un historial familiar de enfermedades oculares o tiene una condición crónica que lo pone en riesgo de enfermedades oculares, como la diabetes.

En el caso de los niños menores de 3 años, el pediatra oculista puede buscar problemas comunes de la infancia como el ojo vago o los ojos bizcos. Por ello, es una buena idea hacer que los ojos de los hijos se revisen antes de entrar en el primer grado de primaria, después de eso, si la familia no tiene antecedentes de problemas de visión, los exámenes oculares cada uno o dos años deberían ser suficientes.

¿Cada cuánto ir al Optómetra?

Lo que se puede  esperar en el examen de la vista

En un examen completo, el oftalmólogo busca comprobar  si hay problemas de visión y enfermedades oculares como el glaucoma y las cataratas. Por lo que, va a preguntar  sobre la salud general, el historial médico familiar y los medicamentos que se están tomando. 

Para comprobar la nitidez de la visión a la distancia y de cerca, la persona debe leer las letras de una tabla optométrica. 

Otras pruebas comprobarán la visión tridimensional, la visión periférica (lateral) y la percepción de los colores. Con una pequeña luz en el ojo, el médico observa las pupilas y los músculos del ojo. Igualmente, una lupa le permite ver mejor las estructuras del globo ocular.

A veces el doctor usa gotas medicinales para los ojos para dilatar las pupilas y así poder examinar los vasos sanguíneos y el nervio en la parte posterior del ojo. Si se necesita que la visión esté clara inmediatamente después de la cita, se puede pedir al médico que no dilate las pupilas. 

La razón es porque, cuando se dilata la pupila la gente no ve nada, queda todo en blanco y va a requerir de un acompañante que le ayude a trasladarse y puede sentir temor y un poco de nervios de quedarse temporalmente sin visión. 

Por último, el médico comprueba si hay signos de glaucoma, ya sea dirigiendo una bocanada de aire al ojo o usando un dispositivo que toque brevemente la superficie del ojo. No obstante, ninguno de los dos métodos causa dolor o molestias duraderas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *